Durante su última visita a República Dominicana, el Papa, cansado de tanto protocolo y alabanza se decide a romper un rato las reglas. Cuando sube a la limousina para uno de los traslados le dice al chófer:

”Hijo mío, tengo ganas de romper un poco el protocolo. ¿Serías tan gentil de dejarme conducir un rato mientras tú te vienes atrás para descansar?”

Nadie puede negarle algo al Papa, ¿verdad? Y aquí vamos, con el Papa al volante y el chófer sentado atrás en una enorme limousina de cristales tintados.

Un poco olvidado del arte de conducir, el Papa va por una de las avenidas principales de Santo Domingo…..y se va pasando semáforos en rojo, tumbando contenedores de basura y haciendo poco caso a las señales de tráfico.

Se le acerca un policía y lo detiene. El Papa baja su ventana, y al verlo el policía se asombra y regresa a su vehículo, coge la radio y se produce el siguiente diálogo:

Oficial: “Patrulla 505 a central, cambio….”

Central: “Sí, compañero, que sucede?”

Oficial: “He detenido a un tipo que por lo que parece es influyente y poderoso, y no sé como proceder. Cambio…”

Central: “Pero que problema hay, es narco ¿o qué?”

Oficial: “No hombre, mucho más influyente que un narco”.

Central: “Pero quien……los del FBI, DEA, Senador, General….. ¿o qué?

Oficial: “No, Los FBI, Senadores o Generales y todos los demás no le dan ni por los tobillos a este señor”.

Central: “¿pues quien es?”

Oficial: “Pues… no sé……yo creo que es DIOS, cambio…..”

Central: “Está usted Looooooooooco, cómo que DIOS, …¿por qué lo dice?”

Oficial: “Digo que es DIOS, porque trae al PAPA de chófer!!!!!!”

El Papa

Hudo.es, antes 9 año @ Famoso

Sponsors de oro

Sponsors de plata

Socios de Medios